Lean Six Sigma; todo lo que debes saber

Lean Six Sigma es una metodología de mejora de procesos diseñada para eliminar problemas, eliminar desperdicios e ineficiencia y mejorar las condiciones de trabajo para proporcionar una mejor satisfacción del cliente.

Combina las herramientas, métodos y principios de Lean y Six Sigma en una metodología popular y poderosa para mejorar las operaciones de tu empresa.

El enfoque orientado al equipo de Lean Six Sigma ha demostrado resultados para maximizar la eficiencia y mejorar drásticamente la rentabilidad para los negocios de todo el mundo.

Aún te preguntarás: «¿Qué es exactamente Lean Six Sigma?» Sigue leyendo para profundizar en lo que es, por qué es importante y cómo hacerlo bien.

Qué es Lean Six Sigma y como aplicarlo

Six Sigma es un método que proporciona a las empresas herramientas para mejorar la capacidad de sus procesos comerciales.

Este incremento en el rendimiento y la disminución en la variación del proceso ayuda a reducir los defectos y mejorar las ganancias y la calidad de los productos o servicios.

Six Sigma se enfoca en mejorar el control del proceso, mientras que Lean elimina los procesos y procedimientos sin valor agregado, a la vez que promueve la estandarización y el flujo del trabajo.

Lean Six Sigma es una filosofía de mejora basada en datos que valoran la prevención de defectos sobre la detección de ellos.

Impulsa la satisfacción del cliente y los resultados finales, gracias a reducir el desperdicio y el tiempo de ciclo. Al mismo tiempo promueve el uso de la estandarización y el flujo de trabajo, creando así una ventaja competitiva.

En definitiva; Six Sigma es un sistema integral y flexible para lograr, mantener y maximizar el éxito empresarial.

Está impulsado de manera única por una comprensión cercana de las necesidades del cliente, el uso disciplinado de hechos, datos y análisis estadísticos, y una atención exhaustiva para administrar, mejorar y reinventar los procesos comerciales.

Por ello, su principal objetivo es solucionar un proceso para que esté 99´9997% libre de defectos o produzca solo 3´4% de defectos por millón de oportunidades.

Cómo se originó Lean Six Sigma

Lean se originó en Toyota en los años 40 y Six Sigma se originó en Motorola en los años 80. Aunque se han enseñado como métodos separados durante muchos años, ahora es común ver las enseñanzas Lean y Six Sigma combinadas para utilizar lo mejor de ambos mundos.

Comprender ambas herramientas y los métodos que los acompañan es valioso al resolver numerosos problemas. Al combinar estos métodos, tienes la oportunidad de aplicar la mentalidad, las tácticas y las herramientas adecuadas para resolver el problema al que se enfrente tu empresa.

Los dos métodos de un vistazo:

  1. Lean utiliza el método Planificar-Hacer-Verificar-Actuar/Ajustar.
  2. Six Sigma utiliza el método Definir-Medir-Analizar-Mejorar-Control y herramientas como Gráficos de control para lograr una mejora continua.

Permanece atento a nuestra novedades
Suscríbete a la newsletter

Ver un par de ejemplos ▶ Emails que envió a suscriptores

¿Cómo aplicar Lean Six Sigma? Las cinco fases

Los proyectos Six Sigma se basan en un marco de cinco fases: definir, medir, analizar, mejorar, controlar.

Estas fases contienen un conjunto de herramientas y técnicas que guían al solucionador de problemas a través del proceso de mejora de principio a fin. Presta atención a las distintas etapas para saber cómo aplicar el Six Sigma en tu negocio.

1. Definir

¿Qué problema te gustaría solucionar? Definir es la primera fase del proceso de mejora Lean Six Sigma. Durante esta fase, el equipo del proyecto redacta una carta del proyecto, traza un mapa de alto nivel del proceso y aclara las necesidades de los clientes.

Al realizar esto y hablar con los participantes del proceso, comienzan el viaje para construir el conocimiento del proceso necesario.

Antes de pasar a la siguiente fase, el equipo refina el enfoque de tu proyecto y se asegura de que estén alineados con los objetivos de la empresa

2. Medir

¿Cómo funciona actualmente este proceso? ¿Cuál es la magnitud del problema? La medición es crítica durante toda la vida del proyecto, ya que proporciona indicadores clave del estado del proceso y pistas sobre dónde ocurren los problemas del proceso.

A medida que el equipo recopila datos, se enfoca en el tiempo de entrega del proceso o la calidad de lo que los clientes reciben.

Es decir, antes de pasar a la fase de análisis, el equipo define las medidas y determina el rendimiento actual o la línea de base del proceso.

3. Analizar

La siguiente pregunta es: “¿Qué está causando el problema?” Uno de los mayores desafíos para los equipos es resistir la necesidad de saltar a la solución antes de comprender las verdaderas causas de los problemas del proceso.

Sin un análisis adecuado, los equipos pueden implementar soluciones que no resuelvan el problema: esto desperdicia tiempo, consume recursos y los riesgos causan nuevos problemas.

Lo ideal es que los equipos estudien sus gráficos y los utilicen para desarrollar y confirmar teorías sobre qué está causando el problema que intentan solucionar.

El quid de esta fase es verificar las hipótesis antes de implementar soluciones. ¡Solo entonces el equipo debería pasar a la fase de mejora!

4. Mejorar

Una vez que hayan determinado qué está causando el problema, es hora de que el equipo implementa planes para resolver los problemas.

La Fase de Mejora es donde el equipo refina sus ideas, procesan cambios, implementan soluciones y, por último, recolecta datos para confirmar que hay una mejora medible.

Un esfuerzo de mejora estructurado puede conducir a cambios innovadores y elegantes que mejoran la experiencia del cliente.

5. Controlar

Es importante mantener las mejoras. Con el problema del proceso solucionado, el equipo debe trabajar para mantener las ganancias y facilitar la actualización de las mejores prácticas.

En la Fase de Control, el equipo desarrolla un plan para rastrear el éxito del proceso actualizado y elabora una estrategia a seguir en caso de que haya una caída en el rendimiento.

Una vez en su lugar, se debe monitorear y actualizar continuamente el mejor método actual.

¿Qué es la certificación Lean Six Sigma?

Un «Cinturón» significa experiencia. Los practicantes reciben un título llamado “belt”, que consiste en la certificación lean six sigma.

Esto corresponde y define su jerarquía, con cinturones de colores más oscuros que indican más experiencia, más entrenamiento, más conocimiento y habilidades.

Six Sigma Black

Tiene conocimiento experto y habilidades relacionadas con la metodología las 5 fases, los métodos Lean y el liderazgo del equipo.

También puede llevar a cabo la capacitación Lean Six Sigma y actuar como entrenadores y mentores para otras Belts en entrenamiento.

Six Sigma Green

Tiene sólidos conocimientos y habilidades relacionadas con las 5 fases y los métodos Lean, pero generalmente no tiene experiencia con herramientas estadísticas avanzadas como el diseño de experimentos.

Puede liderar proyectos simples bajo la guía de un Sigma black o puede trabajar como miembro del equipo en un gran equipo de proyecto.

Six Sigma Yellow

Está entrenado en los conceptos generales Lean Six Sigma y las herramientas básicas.

Todos ellos son dirigidos y gestionados por el Master Black Belt, también conocido el Six Sigma Champion, que es la certificación más alta.

Permanece atento a nuestra novedades
Suscríbete a la newsletter

Ver un par de ejemplos ▶ Emails que envió a suscriptores

Publicaciones blog

Actualidad y publicaciones para impulsar la innovación y la estrategia para todo tipo de organizaciones