La innovación empresarial no son las tecnologías, la innovación empresarial son los modelos de negocio.

La innovación empresarial no son las tecnologías, la innovación empresarial son los modelos de negocio.

A diario recibimos multitud de noticias sobre innovación empresarial basado en nuevas tecnologías, como el “reciente” boom del blockchain, anteriormente los drones y la impresión 3D, y más reciente la IA (inteligencia artificial), el Big Data y por último los coches autónomos/inteligentes.

Y lo cierto que todas estas tecnologías suelen ser muy llamativas por su carácter innovador y disruptivos con respecto a las tecnologías existentes en los mercados y pueden facilitar el desarrollo de una innovación empresarial.

Además, es casi constante el goteo de noticias de empresas más tradicionales que para impulsar áreas de transformación digital o incluso áreas de innovación empresarial se apoyan en las tecnologías más recientes. Todas ellas interesadas en implantar y desarrollar las últimas tecnologías que salen al mercado.

Pero ¿es realmente lo que hay que hacer? ¿Da resultados? ¿Es tan sencillo como crear una nueva área de innovación empresarial y contratar expertos en la última tecnología?

En nuestro trabajo diario con empresas, nos encontramos de forma muy habitual  empresas que impulsan iniciativas para crear un área de innovación, laboratorio de ideas o como queramos llamarlo siguiendo el ejemplo que hemos comentado anteriormente.

Por norma general, tienen unas instalaciones bastante buenas y muchas de ellas muy “startuperas” (colores vivos, mesas flexibles, café gratis para todos, frases motivadoras por las paredes, sofás…) y además viene acompañado por norma general de un equipo de trabajo muy competente y que suelen ser muy buenos en la aplicación de las metodologías de rigurosa actualidad para generar proyectos innovadores, todas ellas bajo la filosofía Agile: Design Thinking, Lean Startup, Scrum, etc.

Sin embargo, muchas de estas iniciativas fracasan porque en el fondo, los proyectos que desarrollan no tienen relación directa con la estrategia empresarial de la corporación, los proyectos que surgen de esta área suelen estar desconectados del know how de la empresa y algún elemento más que describiremos a continuación.

El espíritu emprendedor, el impulso necesario para la innovación empresarial

El motivo de este fracaso es simple, en la mayoría de los casos los proyectos que surgen de estas iniciativas están basados en el aprovechamiento de la última tecnología de moda y no en la generación de valor para el cliente a través de un modelo de negocio innovador.

Roberto Touza David: “Yo siempre digo que para mí, en muchos casos, la tecnología es un facilitador pero no es el producto en si mismo, el valor para el cliente reside en la solución de su problema o sus necesidades. Si lo hacemos con la tecnología X o la tecnología Y se podría generalizar que es casi transparente para el cliente”

De alguna manera, para que los lideres de proyecto están satisfechos con el desarrollo e implementación de una nueva tecnología, como una justificación de que la empresa innova porque desarrolla las ultimas tecnologías pero lo cierto es que dichos lideres se han olvidado por completo de la vertiente intrínseca de la innovación empresarial.

“La innovación empresarial no es lo que hacen los innovadores, la verdadera innovación empresarial es aquella que adoptan los clientes.”

Y ¿Cuáles pueden ser los motivos para que las empresas tengan estos problemas?

¿Cómo pueden ocurrir este tipo de situaciones, teniendo en cuenta que las empresas tienen todas las herramientas y los lideres de proyecto conocen las ultimas tecnologías?

Falta la mentalidad correcta y el hambre para pensar en negocios.

Como ya te comente anteriormente, el conocimiento de las herramientas por el equipo de innovación empresarial es mas que necesario, pero al igual que la tecnología, las herramientas y las metodologías deben ser “facilitadores” del trabajo, no el fin en si mismo.

Por lo tanto, encima de la mesa de trabajo debemos encontrarnos con el conocimiento por parte de los lideres de la empresa y de proyectos para aplicar las metodologías Agile pero también debemos encontrarnos encima de la mesa la mentalidad, la motivación y el conocimiento para cuestionar las bases de los modelos de negocio actuales de la empresa, y sobre esa base, añadirle la creatividad y el liderazgo suficiente para atreverse a romper las reglas y las resistencias y barreras que pondrán la propia empresa ante el desarrollo de nuevos proyectos.

Hoy en día, no concibo a casi ninguna empresa (ya sabemos que generalizar es complicado) que no deba gestionar sus líneas de producto actuales (modelo negocio) y además de forma paralela generar nuevas líneas de producto (modelo negocio).

Es lo que se conoce hoy en día como las organizaciones ambidiestras, capaces de gestionar sus modelos de negocio actuales (más tradicional, aplicando gestión incremental) y además generar nuevos modelos de negocio (más innovadores, aplicando gestión disruptiva).

Bien, llegados a este punto, por un lado, tenemos las herramientas, la metodología y la tecnología. Por el otro lado deberíamos tener el impulso de los lideres empresariales y de proyecto para cuestionarse los modelos de negocio actuales de la empresa.

De hecho, podríamos decir que las empresas hoy en día, debería ser capaces de generar modelos de negocio disruptivos con respecto a sus propios modelos de negocios actuales si la empresa quiere ampliar su área de influencia y aumentar sus posibilidades de mantener y/o aumentar su “estabilidad” en el mercado.

Precisamente, cuestionarse los fundamentos de los modelos de negocio actuales es una de las partes más difíciles.

Intentare explicarlo nuevamente, pues me parece que es un elemento fundamental: La empresa debe por lo tanto gestionar sus modelos de negocio actuales y a su vez la empresa debe ser capaz de tomar la distancia suficiente con sus modelos de negocio actuales para ser capaz de observar los escenarios futuros y definir nuevos modelos de negocio lo suficientemente innovadores para marcar la diferencia.

innovación empresarial empresas roberto touza david lean startup agile innovación

Pongamos un ejemplo, imagínate que eres un banco de éxito, con una trayectoria casi centenaria, con una cuota de mercado considerable, presencia internacional y una marca reconocida.

Un planteamiento correcto es digitalizar la gran mayoría de procesos y automatizar otros tantos, pues te permitirá mejorar las económicas de escala, reducir costes y mantener los márgenes operativos a pesar de una bajada generalizada de los márgenes comerciales.

Pero en esa misma situación, quizás no pienses en desarrollar un método de pago, como Paypal, Apple Pay o Google Wallet, entiendo que dichas “pasarelas” son un elemento final de la cadena de valor para el cliente.

Pero lo cierto, es que las tendencias parecen indicar que dichos métodos de pago, quizás se conviertan en los métodos de pago predominantes en una economía digitalizada y puede que luego ya sea tarde para el banco introducirse en dichas soluciones ya que los actores anteriores pueden disponer de una posición de ventaja por el efecto barrera. (número de usuarios y/o partners.)

Algunos ejemplos de innovación empresarial: Daimler piensa en matriculaciones, Tesla piensa en la relación con los clientes.

Piensa por un instante que eres una marca automovilística, y centras tus esfuerzos en mejorar tus modelos actuales y adaptarlos a las nuevas tendencias tecnologías y de diseño (añadiendo nuevas funcionalidades y nuevos componentes) así como mejorar tus procesos productivos con los robots y mejora de procesos oportunos.

Por ejemplo podemos pensar en Daimler y su iniciativa Smart Factory, podríamos pensar que se trata de una evolución incremental

Pero, lo cierto es que Daimler no está evaluando sus modelos de negocios actuales y las tendencias de los modelos automovilísticos teniendo en consideración algunos cambios relevantes que están afectando al ecosistema completo del automóvil.

Como por ejemplo, los cambios en las tendencias globales hacia: economía colaborativa (uso de vehículos compartidos, alquiler de vehículos en las ciudades), menor compra de vehículos y más renting o incluso cambios en el comportamiento de los clientes a la hora de comprar un nuevo vehículo.

Por supuesto, Daimler esta haciendo esfuerzos por implantar nuevas iniciativas y modelos de negocio fuera de su modelo de negocio más tradicional (Car2Go, MyTaxi, Moovel…) pero lo cierto es que llega con retraso.

Pensemos en el caso de los sistemas de navegación. Muchos vehículos ya tenían sistemas de navegación instalados en el propio coche. En la actualidad, la gran mayoría de los nuevos vehículos incorpora algún sistema de navegación ya instalado dentro del vehículo.

Es decir, podríamos llegar a la conclusión de que la industria automovilística fue pionera en impulsar los sistemas de navegación.

A pesar de eso, lo cierto es que llegan con unos 10 años de retraso con respecto a Google y sus propuestas de navegación y trafico en tiempo real.

Otro ejemplo para comprender la diferencia de comportamiento con respeto a la tecnología, modelo de negocio y clientes podemos verlo con Tesla.

En una ocasión, los vehículos Tesla tuvieron un problema con el sistema de aire acondicionado. El fabricante encontró el problema y lo arreglo enviando una actualización al sistema operativo de sus vehículos.

Otra cuestión con respecto al desempeño de las dos empresas, es el modelo de distribución, Daimler vende a través de distribuidores y concesionarios independientes y su contacto con los clientes es lejano y difuso. Sin embargo Testa tiene un contacto con los clientes mucho más cercano.

¿Una empresa industrial como Daimler podrá entender la diferencia con Tesla? Tesla puede generar una relación de dependencia con sus clientes actuales a través del software (de una forma muy parecida a como lo ha hecho Apple a través de iOs en sus iPhones).

Esa es una diferencia considerable entre ambos modelos. Los vehículos en si mismos y los motores eléctricos son solo una parte más de la propuesta de valor.

Por lo tanto, volviendo al tema central de esta publicación: La tecnología no es lo que importa, lo que importa es lo que somos capaces de hacer con ella y el valor que aportaremos a los clientes.

La tecnología no genera una innovación empresarial disruptiva, es como aplicas la tecnología al negocio lo que genera innovación empresarial disruptiva.

Una vez comprendido la diferencia entre el desarrollo de la tecnología y el desarrollo de nuevos modelos de negocio gracias a la tecnología, ¿qué podemos hacer para implantar la mentalidad correcta en nuestra empresa?

Aquí un listado de recomendaciones:

  1. Encuentra los directivos y mandos intermedios oportunos que quiera dedicar su bien más valioso (el tiempo) para cuestionar los modelos de negocio actuales de la empresa y que fue lo que los hizo exitosos. También es necesario que dediquen tiempo a conocer las tendencias futuras que pueden afectar a los modelos de negocio de la empresa.
  2. Introduce el “Business Model Thinking” en la empresa, sera necesario para poder desarrollar la capacidad necesaria para que la empresa pueda pensar en la estrategia y desarrollar procesos innovadores que permitan a la entidad encontrar nuevos modelos de negocio en el futuro.
  3. Comprende las tecnologías futuras e intenta descubrir tendencias y usos que puedan estar desarrollando otras empresas. Esta es sin duda uno de los elementos más difíciles. Apple pudo romper un mercado porque planteo un cambio que Nokia no supo percibir. Apple fundamento su propuesta en el acceso por parte del usuario a un ecosistema (software) con infinidad de posibilidades, Nokia por el contrario se centro en vender los mejores móviles (hadrware)
  4. Encuentra información de calidad sobre el comportamiento de tus clientes actuales. Piensa y evalúa como estos clientes compran tus productos y también los de la competencia, qué necesidades cubren la gama de productos a los que acceden y que les aporta (o no).
  5. Encuentra información de calidad sobre las necesidades no cubiertas para tus clientes actuales o para otros clientes no atendidos. Esto puede suponer una puerta abierta para productos/servicios nuevos y obtener una ventaja en el mercado.

Si estás impulsando la innovación en tu empresa y los resultados no son los esperados, te invito a que conozcas nuestras formaciones online en Lean Startup e Innovación en Modelos de Negocio.

Nuestras formaciones te permitirán conocer las metodologías más innovadoras para desarrollar nuevos modelos de negocios bajo filosofía Agile aplicando todas las herramientas relacionadas e implementando la metodología Lean Startup.

mastering-lean-startup-banner-horizontal-roberto-touza-david-lean-startup-agile-innovación

Opinión

Nos encantaría que dejaras un comentario 🙂 ¿Qué opinas sobre la innovación empresarial y la relación con la tecnología? ¿Se te ocurre algún ejemplo de nuevos productos o servicios que se centraron sobre la tecnología pero dejaron de lado el modelo de negocio? Nos encantará contar con tú opinión y generar debate para todos.

Comparte

Ayúdanos a difundir este contenido compartiéndolo en tus redes sociales. Puedes hacer clic en los botones siguientes. Muchas gracias.

Roberto Touza David

Ayudamos a todo tipo de organizaciones a innovar como startups aplicando Lean Startup, Design Thinking, Customer Development, Innovación en modelos de negocio y Agile. Desarrollamos la innovación en empresas, corporaciones y startups. Ponente - Formador en múltiples foros, congresos y eventos | Inversor en Empresas y Startups | Docente en la EOI - Escuela de Organización Industrial, ICEX-CECO - España Exportación e Inversión, Institute for Advanced Management - San Pablo CEU | Director Másters en IEBS Business School | Evaluador y experto en Innovación para la Unión EuropeaEASME

Deja un comentario

CERRAR
×
×

Carrito